Libro. Título: "Como humo" © Ep Rico

Pg.1

 

Juan F. Rico

Narración. 

Libro. Título: "Como humo"

 

“…Hasta el polvo de vuestra

ciudad, que se nos ha pegado

a los pies, nos lo sacudimos

sobre vosotros…”

 

Evangelio. Lucas 10, 1-12. 17-20

 

(22 Oraciones en una Narración)

 

Oración 1ª. Nace un campeón; pero campeón, campeón, ¡eh! 

   

Sal, vete brillante, rojo, el corazón nuevo en esta mañana luminosa, fresca, ¡tan joven! Camina, tu camisa limpia; blanca; con nubes y el azul del cielo en tus bolsillos. Silba, bajo. Todo empieza hoy, todo; agua fresca, arroyos, musgo, sol, espigas, amarillo. Naciendo, todo empieza hoy, ahora; desván oscuro del tiempo, enratonado de asco. Hoy, ya, blanco, azul. Todo empieza, esta mañana brillante es la primera de tu vida. De la vida. Camina. Rompe con una sonrisa el tiempo, el pasado, el futuro; rompe la memoria. Escupe en todo ello. Mañana azul, espejo de mi presente. Te condenso en mis ojos, me fundo contigo. Ahora me rasco el pelo. Escupo. Camino. Acabo de nacer. 

      Flor de piedra, caldo de oro, azulejos de cristal. Hierro y seda; calcetines blancos; primera comunión. Flor, oro, oro y plata. Sol violeta. Sudor. Cerdos al matadero; tazas de café. Violines asquerosos. Gotas de sangre. Nieve. Violines, ratones. Sangre de cristal. Nieve violeta. Luna. Y te nombro, Dios. Una d, una i, una o y una s. Caldo de oro.

      Corro con el ardor de la muerte en el estómago. Salto obstáculos, las luces de los comercios me deslumbran, hay olores que me marean y angustian. Corro y voy andando. Pone prohibido, y fumo en el centro de ese espacio artificial lleno de gusanos y tiendas. Obedientes, todos. ¡Que os jodan! Miro los precios de los libros. ¡Están locos! Me voy a volver a hacer socio de la biblioteca pública.

Incorporo en mí todos esos edificios fríos, grandes y vacíos. Alguna luz en una fachada negra. No conozco a nadie. Son como culebras asustadas. Son simios vestidos, sonríen, comen, se miran en los escaparates al pasar por ellos. Me repugnan. ¡Hala, a ver si me llaman la atención por fumar! Algunos miran así como diciendo: “haces mal”, yo los miro peor, cambian 

 

Pg.2

 

la vista; ¡venid, venid, ¿ a ver qué pasa?! Putas lombrices. Me arde el estómago. El cine cuesta 9 euros, las películas que anuncian dan asco. Aplasto la colilla en el suelo. Gusanos. Entonces, un segundo dura, no más, siento un calor suave, lleno de optimismo, amor y comprensión. Comprendo el porqué de la vida. Las luces no molestan, ni los ruidos, ni vuestra ceguera de topos vestidos para gustar.Arranco el coche, es de noche, muchas estrellas adornan el cielo. Me deshago, me cae un rayo y me convierte en polvo; desaparezco.

      Desaparezco. Las luces del salpicadero bailan sin permiso, alegres, en mis ojos. No hay nada. Hormigas en lata esperamos a que el puto semáforo se ponga en verde. Aplastados todos; a cenar. Muertos al volante. Esta ciudad grosera, vulgar, gris y brillante, espera la primavera, huele un poco a ella. A lo mejor la vida es algo importante, con sentido. Será si ese calor suave que a veces me acaricia por un segundo vuelve para durar mucho más. Será si la inocencia y la locura se adueñan definitivamente de mí, para ver sin pensar, vivir sin cálculo, reír sin freno. Admirarte al andar. Estas estrellas y esta noche y este coche.

 

Oración 2ª. Dentro de tus llagas escóndeme. (San Ignacio de Loyola)

      

       Esta noche. Sudo sangre, ¡qué cojones hago yo aquí!, os regalo mi desprecio, que ya es mucho. Hijos de puta. La locura y el amor, el tiempo y las navajas, las uñas de los atardeceres de los veranos de mi infancia. El cielo dorado, violeta, azul oscuro. Tu sonrisa de loca. Pues sí, tenemos marcado el camino, estamos, pasamos y desaparecemos. Nos traga el vacío, somos él, finalmente. Mientras, tú te vistes de princesa. El tiempo te devora, emborráchate, pierde el control, intenta morir, burla el destino. Vestida de princesa, siempre. El tiempo, loco, bestial, nos tritura. 

Tardes de verano, azul, calor, agua, vino. Padre Nuestro. Eres perfecta, y te morirás. Tierras planas de Castilla. Media luna. Mi cerebro verde, espuma, de amor en mí. Morirás, ¡sí, puta! Todos tenemos el tiempo contado.

      Ropita de verano, terracitas de primavera, alcohol. Ceguera; terracitas de primavera. Olor a mar. Tu belleza. Azul infinito, tu belleza. Está lloviendo. Sangre, piso el barro mezclado con sangre que casi no se ve pero sé que está ahí por el puto olor. Con un cuchillo muy afilado trazo una puta línea en mi puto barro. Muy afilado.

      Lo peor de los mecheros que hacen “clic” y no son de rosca es que no duran un pijo, nada, no duran nada; los de rosca sí, éstos duran bastante y van bien; si hay viento, te pones de espalda a él, y bien, puedes prender el cigarro, bien. ¡Putaaas! Pasarán 1.000 años, dos mil años, pasará el tiempo.                                                                        

 

... Los carniceros en las carnicerías –bonitos locales de ocio- tienen cara de buey, o de...

 

 

     

PARA SEGUIR LEYENDO, AMABLE ALIENÍGENA, VAYA A CONTACTO Y SOLICITE CONTRASEÑA... ¡MIRA QUE SOMOS GENEROSOS!

 

 

cartooningja.jimdo.com